Skip to main content

El derecho de protección al consumidor tiene por fundamento equilibrar la posición jurídica del primero frente al proveedor habitual de un bien o servicio, quien al menos teóricamente, tiene una mayor poder negociación y de imposición de los términos del contrato. El contrato de consumo generalmente tiene el carácter de adhesión, y en tal condición puede contener o no cláusulas abusivas.

 

Descarga aquí el PDF completo.